¿Sabes que piel tienes?

31/01/2017

Existen diferentes tipos de piel, cada uno con características y propiedades únicas.

Para que tu piel se conserve sana y con un aspecto agradable debes cuidarla de acuerdo a sus necesidades.

Por esta razón, es primordial que aprendas a conocer e identificar la piel de tu rostro, sus necesidades y cuáles son los cuidados más apropiados.

La tipología de tu piel en gran parte está determinada por características hereditarias pero también depende de tu nivel de hormonas y de tu estilo de vida.

 

¿Cuáles son los Tipos de Piel?

Tu piel es un órgano vivo que está en constante renovación. Por lo tanto, es natural que tu tipo de piel cambie a medida que transcurren los años.

Nuestras pieles tienen tendencia a ser secas pues están en un constante proceso de envejecimiento a lo largo de nuestra vida, lo cual involucra pérdida de su humedad. Aunque en la adolescencia suelen ser grasas, eventualmente dejarán de serlo en la edad madura.

Te sugiero que una vez que hayas identificado el tuyo y los cuidados que exige, vuelvas a examinarla periódicamente para que puedas ajustar tu rutina de cuidado de la piel cuando sea necesario.

Existen diferentes tipos de piel: piel grasa, mixta, seca, sensible y normal. Conoce cuáles son sus características 

 

Piel Grasa o Grasosa

La piel grasa es de los tipos de piel más comunes en los jóvenes. Se caracteriza por presentar exceso de brillo.

Este tipo de piel brilla durante o al final del día, en especial en la zona T del cutis. Es decir, la que comprende tu frente, nariz y mentón.

Tiene tendencia a presentar granos y espinillas o acné. Sus poros son grandes y notorios. Es por esto que en las mujeres el maquillaje no se conserva por mucho tiempo en comparación con las pieles secas.

Usualmente nuestra piel se torna grasosa durante la pubertad y puede permanecer con estas características hasta los 25 o 30 años.

 

Piel Seca

La piel seca es de los tipos de piel más comunes en las pieles maduras. Eventualmente nuestra piel se tornará seca, incluso si fue grasa durante la juventud.

Es posible encontrar pieles secas en personas jóvenes. En la mayoría de los casos se debe a características hereditarias. Estas pieles requieren mayor cuidado en la edad madura pues pierden la humedad con mayor rapidez.

Este tipo de piel se caracteriza por presentar resequedad, escamas o grietas, principalmente en las mejillas. También por reflejar un aspecto blanco y tirante, en especial después de la limpieza o del baño si se realiza con agua caliente. Usualmente presenta un aspecto opaco o sin vida.

 

Piel Mixta

La piel mixta presenta una combinación de características de la piel seca y grasa.

Es un tipo de piel común pero muy delicado y cuyo cuidado es todo un reto.

Las personas con este tipo de piel presentan en su cutis exceso de grasa en la zona T, que comprende frente, nariz y mentón, y falta de hidratación o resequedad en las mejillas.

 

Piel Sensible

La piel sensible como su nombre lo indica es el tipo de piel más delicado y el que requiere mayor cuidado en comparación con los demás.

Su textura es delgada y fina, razón por la cual tiene tendencia a presentar venas o capilares rotos.

También manifiesta reacciones alérgicas a casi cualquier tipo de producto de cuidado de la piel, cosméticos o perfumes.

Este tipo de piel se identifica fácilmente cuando se aprecian zonas rojas o rosadas en el cutis, en especial en las mejillas. También cuando se enrojece después de exponerla al sol o al viento. En general, es muy sensible a las condiciones climáticas.

 

Piel Normal

La piel normal es el tipo de piel más deseado por todos.

Muy pocos gozan de él en la edad adulta pues es el tipo de piel característico de niños, niñas y bebés.

El cutis de quienes tienen suerte y gozan de esta tipología de piel, no presenta zonas con grasa en exceso, tampoco con falta de hidratación.

Usualmente su piel es suave y firme al tacto. Tampoco presenta espinillas.

La textura de este tipo de piel es mate, es decir no es opaca como para ser seca, ni brillante como para ser grasosa. En general, se encuentra en equilibro conservando una humedad y un brillo saludable.




COMPARTIR:




Comenta: