Diferentes tipos de Sal

08/03/2017

Tipos de sal que deberías conocer y todas sus propiedades

 1.- PANSALT

Es sal iodada hecha en la Universidad de Helsinki. Baja en sodio, rica en magnesio y potasio, es hiposódica, esto quiere decir que ayuda a reducir la presión arterial, en vez de subirla, como hace la sal de mesa.

 Tiene lisina, un aminoácido que le da el sabor de la sal de mesa. En Finlandia las autoridades han impulsado su uso hasta en los restaurantes y ha formado parte de un programa de cuidado del corazón que ha ayudado a reducir entre sus consumidores el riesgo de ataques cardíacos, enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares hasta en 75 %.

 Es la variedad de sal más baja en sodio, con 56 % de cloruro de sodio, contra 98-100 % de la sal de mesa. Los estudios han notado que ayuda a bajar la presión arterial incluso como algunos antihipertensivos, que estimula la produccion de insulina en diabéticos y no tiene efectos secundarios.

 2.- BIO-SAL

Es una sal comercial que combina el cloruro de sodio de la sal de mesa, con cloruro de potasio. El organismo regula la presión arterial mediante la relación entre sodio y potasio. Esta sal, al tener ambos, colabora a contrarrestar los efectos nocivos de la sal de mesa. En ese sentido, es menos nociva, pero al igual que la sal de mesa, no tiene nutrientes y es tratada con productos químicos, blanqueantes, yodo y antihumectantes.

La Bio-sal es más agria y tiene un sabor mas débil que la sal de mesa. Es una buena opción para quienes quieren disminuir gradualmente el consumo, y es más económica que otros sustitutos de la sal de mesa. El nombre es una marca comercial.

 3.- SAL AHUMADA

Es una sal que se ha sometido a una transformación para que absorba humos y obtenga un sabor. Se usa en algunos platos para potenciar a algunos sabores. Este no aporta ningún beneficio nutricional, además puede incorporar sustancias tóxicas que resultan cancerígenas.

 Su única ventaja, es que se suele utilizar sal de mar pura para ahumarla, que es más nutritiva que la sal mesa. También se pueden destruir muchos de sus minerales y elementos nutricionales tras su proceso, o peor, es posible que no haya sido ahumada, sino que solo se le agregue un producto químico para darle el sabor.

 4.- SAL KOSHER

La sal Kosher cumple con determinados criterios de procesado para la venta. Estos procedimientos nada tienen que ver con la conservación de nutrientes, aunque sí garantiza que tenga muchos menos aditivos.

 La sal Kosher puede ser simple sal común, que ha cumplido con estándares establecidos, pero también puede ser una sal de calidad, como la sal del Himalaya o la sal celta, que fuera sometida a un control de calidad que garantiza que llega a nuestros hogares en buenas condiciones.

 Conclusión, la sal certificada Kosher nos da la confianza de que su contenido es comparado con otra sal de la misma calidad, pero no la hace buena para la salud.

5.- SAL ORGANICA

Debido a que la sal está compuesta por minerales y no contiene moléculas de carbono, no hay un certificado de orgánico para la sal, autorizado por la FDA. Decir que una sal es orgánica implica en realidad una falsedad.

 Por al valor comercial añadido de lo “orgánico” algunas empresas dan este nombre a la sal, y puede ser que lo hagan irresponsablemente. Al igual que la sal Kosher, que un tipo de sal sea llamado orgánico no es garantía de calidad.

 Pero también puede referirse a aspectos positivos, como que se ha cuidada la forma en que se procesa la sal, sin aditivos, o que el agua que se utiliza para su limpieza es natural, o de manantial.

6.- SAL DEL HIMALAYA

La sal del Himalaya se extrae de esta cordillera, de océanos primitivos que se secaron hace millones de años. Su estructura varía ligeramente de la sal de mar, pero lo más notorio es que tiene un gran estado de pureza.

 La distingue que algunos cristales tienen un tono que va del rojo al rosa claro, Esto es debido a la existencia de óxido ferroso. Por eso, se le conoce también como sal rosa. No toda la sal rosa viene del Himalaya. Una versión de esta sal tiene su origen en los Andes, donde también hay residuos de un océano primitivo.

 Las condiciones de pureza de estas sales conservadas a grandes alturas la hacen la mejor sal del planeta. Su producción es muy limitada y su extracción muy costosa, tanto en términos económicos como para el medio ambiente. Úsala como una sal “premium” y para los tratamientos terapéuticos, pero evita consumir grandes cantidades:

 




COMPARTIR:




Comenta: